Aprender a reforzar las bases de la confianza en uno mismo

En este artículo vamos a tratar las diferentes técnicas que te servirán para aprender a reforzar las bases de la confianza en ti mismo y que te animamos a poner en práctica desde ya.

  1. Evitar la trampa de la comparación

Sin duda, la autoconfianza y la autoestima están vinculadas con lo que creemos de nuestras habilidades y valor. ¿Pero cómo podemos conocer nuestras habilidades? Idealmente comparándonos con otra gente.

El problema que puede surgir es que siempre, siempre hay alguien que conocemos, o que hemos visto, tal vez en LinkedIn, Facebook o Instagram que es “mejor” que nosotros, más exitoso, brillante, inteligente o que ha hecho más y mejores cosas que tú. Pero, comparar tus habilidades y valores con los de otra gente más admirable, solo nos va a conducir a sentirnos decepcionados y frustrados. Así que evitemos hacerlo.

¿Cuántas veces nos comparamos con gente menos brillante? El ser humano tiene tendencia a comparar lo peor de nosotros con lo mejor de los otros.

Este es nuestro consejo: ¡¡en vez de compararte con otros, inspírate de ellos!!

  1. Estar con gente positiva

La confianza en uno mismo no solo depende de ti sino también de la mirada de la gente que nos rodea y cómo ellos actúan ante nosotros.

Si tú crees algo (ya sea positivo o negativo) y la otra gente lo cree también, se reforzará la idea.

Así pues, la gente con la que pasas tu tiempo puede influir en tu estima, intenta huir de la gente tóxica, crítica, negativa y céntrate únicamente en gente positiva, optimista y que sepa valorarte.

Te damos un consejo: a veces no podrás evitar encontrarte con gente negativa pero sí puedes limitar el tiempo que vas a pasar con ellos.

  1. Hacer cosas que te gustan

Todos tenemos cosas que nos gusta hacer y estas cosas seguramente son muy distintas para cada uno de nosotros: a unos les encantará practicar un deporte, a otros tocar un instrumento musical, cocinar, etc… Practicar cualquiera de estas actividades consigue hacerte sentir bien, de hecho, mientras la practicas el tiempo vuela. Practicar estas actividades te transmite confianza en ti, porque estás disfrutando ese tiempo.

Elegir esas actividades y encontrar tiempo para poder practicarlas hará que te sientas mejor y que aumente la confianza en ti mismo.

Nuestro consejo: ¡identifica qué actividades te gusta realizar y encuentra tiempo para practicarlas!

  1. Tener objetivos concretos con expectaciones realistas

Para desarrollar la confianza en ti mismo, debes establecerte objetivos concretos y realistas que puedas obtener. Estos objetivos pueden ser, también, pequeños y a tan corto plazo que incluso puedas alcanzarlos hoy mismo, no todos los objetivos son a largo plazo.

Una vez que tienes ese objetivo identificado de forma clara: debes desarrollar una competencia profesional como, por ejemplo, aprender un nuevo idioma, visitar un nuevo país, practicar y trabajar una habilidad nueva…

En ese momento, ya puedes centrar todos tus esfuerzos en este proyecto, en este objetivo.

Ganar confianza no tiene ningún sentido, ya que no se trata de un concepto abstracto, debe estar vinculado a algo y tener un objetivo concreto.

Cada vez que cumplas y alcances un objetivo ganas un impulso que te llevará a un construir tu confianza en otras situaciones y circunstancias.

¿Qué consejo te damos?: visualiza el éxito del reto que quieres superar. Imagínate a ti mismo hablando japonés, o visitando Nueva York o dirigiendo un equipo de personas porque has obtenido una promoción.

  1. Identifica tus puntos fuertes

Cuando nuestra confianza es baja tendemos a focalizarnos en los puntos en los que nos sentimos bajos, donde pensamos que no somos buenos o en aquello que no sabemos hacer. Esta estrategia de centrarnos en qué no somos buenos, no es la acertada. Sin duda, va a ser mucho más eficaz centrarnos en qué somos buenos y mejorar eso.

La gente con confianza en si mismo, trabaja sus habilidades y aptitudes para mejorarlas y distinguirse del grupo. Debes centrarte en lo que puedes hacer y no en lo que no puedes hacer.

¿Cuál es nuestro consejo en este punto?: piensa en algo que quieres hacer y piensa en qué parte sabes hacer bien, qué es lo que se te da mejor hacer. Por ejemplo, si quieres desarrollar tu networking, tal vez podrás hacerlo si sabes que eres bueno por tu empatía hacia los demás.

  1. Sé flexible y cambia de opinión sin temor

¿Cada cuánto cambias de opinión? Seguro que más a menudo de lo que crees.

Sin embargo, cuando se trata de cambiar de opinión ante decisiones importantes, como pueden ser: cambiar de trabajo, de coche, de piso…nos cuesta ser más ser flexibles y cambiar de opinión.

Te sientes inseguro sobre las explicaciones que deberás dar, pero tener una conversación incómoda es un pequeño precio para pagar antes que tomar una decisión errónea.

En esta ocasión nuestro consejo es: que en lugar de verte como alguien inseguro y blando, mírate como alguien que es flexible, abierto de mente y capaz de adaptarse a nuevos contextos.

  1. Aprende a aprender

Los niños aprenden rápido, ven, observan y copian, preguntan cosas, intentan cosas nuevas, cometen errores y lo intentan de nuevo. ¡Tienen confianza natural en aprender!

A veces, nos limitamos en admirar habilidades de otros sin ser conscientes que también nosotros las podemos aprender.

Estas otras personas a las que hacemos referencia no tienen un talento innato, sino que, simplemente, han invertido tiempo y dinero en desarrollar esta habilidad nueva.

Un consejo: identifica tu estilo de aprendizaje y utiliza todos los recursos que tienes a tu alcance tales como libros, revistas especializadas, podcast, elearning, Ted Talks, etc…

 

2022 TALENT PREMIUM FRANCE, S.A.S. All rights reserved