El impulso de la Covid-19 hacia la formación a distancia y/o el e-learning

En la actualidad la crisis sanitaria ocasionada por el coronavirus está dejando en evidencia las debilidades del sistema económico y también, de la transformación digital  en la que la sociedad lleva inmersa desde las últimas décadas.
La principal ventaja que ofrece el mundo de la informática e Internet, por una parte, permite que muchos de sus colaboradores –aunque no todos- puedan desarrollar teletrabajo sin problemas. Pero, ahora se produce una nueva cuestión ¿qué ocurre con la formación continua en la empresa? ¿ha de verse interrumpida? La respuesta es NO.
Según el último Balance de Situación de Fundae, el 92% de las grandes empresas de España ofrece formación continua a sus trabajadores. Un alto porcentaje que, a pesar de que se reduce al 81% en el caso de las medianas empresas (50-250 trabajadores), y a menos del 50% en el de las pequeñas (10-50 empleados), pone de manifiesto que la formación forma parte de la política interna de RRHH de una importantísima parte las empresas españolas. Esto se traduce en que, inevitablemente, las acciones formativas que prestan las empresas también se están viendo alteradas con la aparición de la crisis de la Covid-19.
Las empresas no deben dormirse por las circunstancias actuales y han de avanzar en su oferta formativa para sus trabajadores con el fin de tenerlos motivados y a la vez, para que estos vayan mejorando en sus conocimientos. La formación a distancia o la formación online o e-learning, van a permitir a las empresas seguir ofreciendo un catálogo de oportunidades a sus colaboradores, incluso, aún mayor que con la formación presencial. El participante va a apreciar el esfuerzo que hace su empresa en formarle y va a poder disfrutar de las ventajas que le va a ofrecer esta nueva forma de trabajar desde casa.

No obstante, hay que resaltar algunas diferencias entre formación a distancia o formación online.

Si bien en el caso de la formación a distancia el alumno debe estar en línea para que compute y contabilice un tiempo mínimo de conexión y a cuyos contenidos el alumno solo puede acceder mientras está conectado, en el caso del e-learning se aprovechan todas las posibilidades de Internet y el soporte digital, para permitir al alumno la mayor flexibilidad y adaptación posibles a la forma en la que se comunica y vive en el mundo actual.
Para adaptarnos a la nueva realidad y seguir ofreciendo formación de calidad a sus colaboradores, los departamentos de recursos humanos de las empresas deben ofrecer fórmulas a sus trabajadores que optimicen sus horas de formación (así como vídeos, herramientas interactivas, acceso a contenidos offline, etcétera) y adaptar estos contenidos de forma sencilla para que sean lo más parecido a su ecosistema digital (podcast, plataformas de streaming, redes sociales, etc). A nadie le gusta que para tener que realizar un curso online previamente hacer un curso para saber moverse por él,
La experiencia usuario, en este caso, la experiencia formativa del participante, es un factor concluyente y de ahí surgirá su motivación y ganas de permanencia.
Hay que tener en cuenta que para los españoles, la oferta formativa de la empresa es el segundo factor más valorado por los trabajadores, y esto supone, por tanto, que las empresas con un sistema de formación continuada atractiva puede llevarse a los colaboradores con mayor talento.
La disponibilidad de obtener contenidos tanto de forma online como offline, a través de los teléfonos móviles y otros dispositivos es otro de los factores que los españoles valoran más a la hora de formarse. Nuestro tiempo es tan valioso que nos interesa aprovechar cualquier momento que tenemos y en el mundo de la formación e-learning, no va a ser menos. Ya no hace falta estar sentado delante de nuestro ordenador para poder acceder a un curso, desde nuestros smartphones o tabletas electrónicas, podemos acceder mientras estamos en un transporte público o sentados en el sofá de nuestra casa. Garantizar la usabilidad de los contenidos desde cualquier dispositivo es un factor decisivo a la hora de escoger un curso e-learning.
Respecto a la formación a distancia, el e-learning debe ofrecer la posibilidad al alumno de descargar los vídeos, podcasts o materiales del curso en su dispositivo y acceder a ellos en cualquier lugar y momento, ofreciendo al participante la mayor flexibilidad posible.
El alumno, como centro de los proyectos de e-learning, es la persona que debe decidir qué, dónde, cómo, cuánto y cuándo avanza en su formación.
Sin duda, la forma en como los contenidos y el entorno digital en el que se presentan van a ser otras de las claves principales para hacer más atractiva, dinámica y amena la formación. Cuanto mejor sea la experiencia usuario, en este caso alumno, con los contenidos y la facilidad de trabajo por el curso, mejor será la valoración y el éxito del mismo.
Cada vez más, en el mundo de hoy y, concretamente, en lo que respecta a la información, todo viaja a una velocidad más intensa. Sin apenas tenemos tiempo de leer más allá de un titular o de un tuit, muchos medios de comunicación se esfuerzan en sintetizar todas sus informaciones de forma concisa e impactante para captar el mayor número de impresiones posible. Es esta forma de querer hacerlo de forma exprés e inmediato que también se debe tener en cuenta en la formación para empleados. Y una respuesta muy eficaz para dar respuesta a todo ello es el microlearning. Este método de enseñanza consiste en ofertar una serie de micro-contenidos (o píldoras de información) como parte de una estructura de lecciones de corta duración. Estas pequeñas unidades de formativas, siempre dentro de un enfoque muy concreto, en la mayoría de casos utilizan el vídeo (o pequeños vídeos) como forma de difundir los contenidos.
Tenemos claro cómo la evolución del e-learning va estrechamente unida al entorno digital de sus alumnos, adaptándolo, en este caso, a algo muy similar a la difusión de contenidos en redes sociales.
Para acabar este artículo señalamos cuatro ámbitos a tener en cuenta a la hora de organizar formación e-learning:

  • Tener claros los objetivos que queremos alcanzar.
  • Establecer un sistema de feedback constante que mantenga al usuario informado de su progreso.
  • Establecer unas reglas que fomenten la creatividad y la estrategia de los participantes y que favorezcan la participación.
  • Reconocimiento de los logros.

Durante estas semanas de adaptación a la nueva realidad laboral, en CEFNE hemos trabajado para ofrecer a las diferentes entidades un amplio catálogo de cursos y microcursos de contenidos variados dentro del sector empresarial con los que pueden seguir atendiendo todas las necesidades formativas de sus equipos de forma online o a distancia.

2021 TALENT PREMIUM FRANCE, S.A.S. All rights reserved